domingo, 15 de abril de 2012

Historias reales de una community manager: episodio 4

Suelo decir que no soy puntual, porque siempre llego antes. 
La entrevista era a las 16.00, pero yo ya llevaba más de 30 minutos rondando el número de la calle desde el que, según las indicaciones, se accedía a las oficinas. Me extrañó no ver en el directorio exterior el nombre, tal y como sí veía otros, pero no le di mayor importancia.
Tres, dos, uno y...


beeeb, beeep (llamo al timbre).... silencio... beeeb, beeep ......  beeeb, beeeeeeeeeeeeep

Horror! ¿Me he confundido? Reviso dirección, hora... Todo correcto! Decido llamar por teléfono al número que venía en la firma de aquel mail. Pero, si es el de la oficina, y no hay nadie, no me lo cogerán! Más horror! Bueno, habrá que intentarlo...
Un tono...dos tonos... un click!

Voz masculina (VM): Dígame?
Community manager (CM): Hola, soy Laura Fernández, me habéis citado para una entrevista para un puesto de community manager, pero estoy aquí en la calle tal, número cual y no me responde nadie.

VM: Sí, te están esperando en la cafetería de la esquina.
CM: ¿Cómo?
VM: En la cafetería de la esquina, verás a un chico muy alto... estará allí esperando.
CM: Ahhh, vale....

Empezamos bien. Voy a una entrevista de trabajo con un mosqueo del 15. Si me iba a esperar en otro sitio, ¿por qué no me avisa? ¿Y si no llego a tener su teléfono?
Bueno, vamos allá, a la cafetería. Quién sabe, igual en un ambiente más distendido va mejor la cosa.
Entro, me mira, se levanta... Es él. Pues sí que es alto!

CM: Buenas tardes, soy Laura Fernández, he estado en las oficinas pero me han dicho que viniera aquí.
Reclutador (R): Si, si, siéntate por favor.

Echo un vistazo rápido a la mesa. Su portátil, una taza de café tamaño XL y un folio medio girado del que puedo ver perfectamente el contenido. Disimulo...

R: Bueno, como sabes el puesto es para community manager... (aquí vienen unas cuantas preguntas más o menos esperables en una entrevista, aunque se evidencia que mi entrevistador no ha mirado recientemente mi currículum...)

Briribip biribip... le suena el móvil, lo coge y habla.... Mientras, vuelvo mis ojos a aquel papel... Veo claramente una sucesión de números y anotaciones a su lado. En uno pone: "1.000 euros". Interpreto que es lo que otro candidato le ha pedido. En otro pone: la mejor. Vaya, vaya, eso será hasta que he llegado yo ;-)
En cualquier caso ¿cómo deja ese papel ahí? A ver si me está poniendo a prueba! Le miro, sigue con su llamada... En la mesa de al lado una chica me mira y me doy cuenta de que ha escuchado toda la entrevista... Lógico, estamos en una cafetería!

R: Disculpa. Bien, te voy a comentar las condiciones, que ya te adelanto que son malas.

(Pienso rápido: si otros le están pidiendo mil euros... ¿me preguntará en que franja salarial me muevo o me dirá él una cifra? No me da tiempo a pensar más:)
R: Ofrecemos 700 euros al mes. Jornada partida, cuatro horas por la mañana, tres por la tarde... aunque ya sabes que el trabajo del community manager en realidad son 24 horas al día... Ya te dije que eran malas y no sé si te cuadran, si te lo quieres pensar o me dices ahora qué te parece...

CM: (Desilusión es lo que sentí, como poco). La verdad es que, aunque vuestro proyecto es muy atractivo, esa cifra, entre desplazamiento, comidas etc. se me quedaría en nada. Además, sinceramente, considero que tengo un currículum bastante digno y me valoro profesionalmente en su justa medida. No lo digo con acritud, supongo que ofrecéis lo que podéis permitiros (¿Supondré bien?)
R: Lo comprendo. Me parece justo y normal.
-----------------------------------------------------------------------------------------
De aquella entrevista me fui con muchos pensamientos encontrados.
Empezando por el final, la cuestión crematística... Ya sé que 'la cosa' está muy mal, y estoy segura de que encontrarán a alguien que acepte las condiciones pero... Saber que son malas, malísimas, ¿no supone afianzar las condiciones de precariedad que existen actualmente?

Por otro lado, todo eso de que me citen, no estén, me manden a una cafetería, dejen a mi vista información supuestamente confidencial, estén en la entrevista a mil cosas aparte de a saber si doy el perfil que buscan....

La red está plagada de consejos para tener en cuenta al acudir a una entrevista de trabajo, pero he encontrado poco dirigido a reclutadores. Hay honrosas y simpáticas excepciones, como el blog de @jdediegomk y un post suyo  que viene como anillo al dedo. Os invito a leerlo.

Afortunadamente, otros procesos de selección me han dejado mucho mejor sabor de boca en cuanto a profesionalidad y empatía.
Buscar trabajo es arduo y serio, muy serio. Pero reclutar también debe serlo.

5 comentarios:

Cristina Torres dijo...

Laura, desde que te conozco sé que eres una mujer de principios, con las ideas claras y con un gran amor a la profesión. Muchos deberíamos aprender de tí y decir que "no" cuando se nos quiere "reclutar", como bien dices, con un salario deplorable. Si nos negáramos a trabajar con esas condiciones (que por desgracia es lo habitual y yo acepté un primer contrato por 637 euros) quizás podríamos conseguir algo más... Lo malo es que con tanto intrusismo en nuestra profesión lo tenemos muy crudo.
Me ha encantado este nuevo post. Besitos.

Raul Sanchez dijo...

Mucho animo!!!. Tarde o temprano los buenos profesionales tienen que ser valorados en su justa medida, o al menos cerquita...

Antoine dijo...

Para triunfar, por fuerza hemos de reunir las tres PPP. A saber: Preparación, Paciencia y Perseverencia. Tienes todo. Otros no. Verás como lo consigues.

L MMPUNTO dijo...

Estupendo post Laura. Te he encontrado de esta forma que se hace ahora, de link en link, y algo raro en mí he leído entero tu post -ahora mi costumbre es leer entrelíneas-. Me ha encantado y creo que es la primera vez que alguien plantea con palabras lo que yo hace tiempo pienso. Ya es hora de abrir debate sobre los procedimiento de reclutamiento, las formas y el desface de los profesionales que trabajan en, ahora mal llamado, departamento de Recursos Humanos. No voy a hablar de las consultoras porque me saldría la mala educación.
Estupendo post, Laura. Claro y cercano

Laura Fernández Roche dijo...

Muchas gracias por tu comentario, la verdad es que, como digo en el post, hay procesos de selección que son un verdadero insulto a quien busca empleo. Posteriormente a escribir esto me enteré de otros dos conocidos a los que les habían citado para ese puesto. A ambos les avisaron con dos horas de antelación de que no fueran a la entrevista, pues ya tenían candidato escogido... Poco profesional es lo menos que se me ocurre, pero al menos mis conocidos no perdieron el tiempo como yo. Un saludo y gracias de nuevo es gratificante que lleguéis al
Entre Cíceros y os sintáis identificados en mis palabras.

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.
 
;